Wednesday, 25 - April - 2018 14:24 h.

El Tiempo

El gigante chino del coche eléctrico BYD se instala en Marruecos

Marruecos da un nuevo paso significativo en su industrialización. El pasado sábado, el país magrebí firmó un protocolo de acuerdo con el gigante chino del coche eléctrico Build Your Dreams  (BYD) para la instalación en su territorio de una fábrica de vehículos cerca de la ciudad norteña de Tánger.

Marruecos da un nuevo paso significativo en su industrialización. El pasado sábado, el país magrebí firmó un protocolo de acuerdo con el gigante chino del coche eléctrico Build Your Dreams  (BYD) para la instalación en su territorio de una fábrica de vehículos cerca de la ciudad norteña de Tánger. La multinacional china es el tercer gran grupo del sector de la automoción que se instala en Marruecos, después de las operaciones que hicieron dos grandes compañías francesas, Renault y Peugeot-Citroën (PSA). Según informaron los medios locales, el protocolo de acuerdo fue firmado en el Palacio Real de Casablanca, capital económica del país, en presencia del Rey Mohamed VI y del dueño de BYD, el multimillonario chino Wang Chuanfu.

El hecho de que el acuerdo se firmara en el Palacio Real de Casablanca tiene un gran valor simbólico y político que demuestra el papel clave que desempeña el monarca en la política económica del país, sobre todo en materia de inversiones extranjeras y en la modernización de las estructuras productivas del Reino. Mohamed VI ha sido muy crítico en diversas ocasiones últimamente con la política económica que llevan a cabo los dirigentes y empresarios marroquíes, y ha planteado la necesidad de grandes reformas para modernizar Marruecos y dotarlo de una estructura económica más productiva y competitiva.

 

Tres factorías

El acuerdo firmado entre Marruecos y la multinacional china prevé la construcción de un total de tres factorías, una de ellas de baterías eléctricas, otra de autobuses y camiones eléctricos y la tercera para la fabricación de trenes eléctricos. Todos estos proyectos se localizaran cerca de Tánger, que se ha convertido en uno de los principales polos económicos del país magrebí, en la futura ‘Ciudad Mohamed VI Tánger Tech’. Será una gran ciudad industrial donde desempeñará un papel de motor económico el grupo chino Haite. El proyecto fu anunciado el pasado mes de marzo. En el caso de la compañía BYD, su proyecto se instalará en una superficie de 50 hectáreas y creará 2.500 puestos de trabajo, según información facilitada por el constructor chino. Durante el acto de firma del protocolo de acuerdo, el ministro de Industria, Comercio, Inversión y Economía Numérica y una de las grandes fortunas empresariales de África, Moulay Hafid Elalamy, declaró: “Es un día de fiesta para Marruecos”, que colaborará con “el líder mundial de los vehículos eléctricos”. Elalamy señaló que “deseamos beneficiarnos de la situación geográfica de Marruecos, en tanto que puerta de entrada para Europa y el mercado africano”.

 

Ambiciosa estrategia industrial

Como recalcó el semanario africano ‘Jeune Afrique’, “Marruecos impulsó hace varios años una ambiciosa estrategia de industrialización, especialmente en Tánger, ciudad de un millón de habitantes que acoge hoy en día varios parques industriales. El sector del automóvil está muy desarrollado, sobre todo desde la implantación en una zona franca de una fábrica de Renault, la más grande de África”. Además, Marruecos quiere convertirse en un polo de atracción para el desarrollo sostenible en el ámbito regional magrebí, un objetivo que defiende con énfasis Mohamed VI. Rabat quiere, de cara al año 2030, que las energías renovables representen 52% del sector energético local. En este sentido, la instalación del grupo chino BYD en el norte del país es un paso cualitativo de primer orden para que Marruecos pueda cumplir con su objetivo de impulsar la ‘economía verde’.

 

Desarrollo sostenible

China se ha convertido en el primer mercado mundial de ‘economía verde’. En Europa, países como Francia y Reino Unido quiere alcanzar la meta de situarse en la vanguardia del desarrollo sostenible en el año 2040, en el ámbito de la industria del automóvil. Algunos expertos fijan el horizonte en 2030. Las autoridades marroquíes están convencidas de que su país podría desempeñar, en el marco del Magreb y el conjunto de África, un papel de primera línea en el transporte eléctrico dentro de unos años. Es lo que dijo el pasado sábado el ministro de Economía y Finanzas, Mohamed Boussaid, en una declaración a los medios. Boussaid explicó que el grupo chino escogió Marruecos para su proyecto después del viaje que realizó el Rey Mohamed VI al gigante asiático en 2016. Este viaje asentó los pilares de la cooperación económica y política entre Rabat y Pequín. Además de sus tradicionales aliados económicos europeos como España y Francia, Marruecos ha abierto las puertas de su economía a los ricos países de la Península Arábiga y a superpotencias emergentes como China y Rusia.