Domingo, 24 - Septiembre - 2017 05:01 h.

El Tiempo

¿Y si la tricontinentalidad de Canarias pasara por Marruecos?

Los canarios hemos sabido poner en valor lo que históricamente frenó nuestro desarrollo. Nuestra posición geográfica –origen de algunos de nuestros atrasos, estímulo de nuestra dolorosa emigración y antigua pobreza- es vista hoy con otros ojos. Como buenos isleños, hemos sabido transformar nuestro aislamiento en una oportunidad y ya tenemos el convencimiento de que nuestra ubicación en el mapa tiene un valor estratégico creciente.

Por este convencimiento, llevamos muchos años hablando y dando vueltas a  conceptos como tricontinentalidad, plataforma, puente, enclave logístico o base de operaciones, pero tengo la humilde percepción de que –a pesar de algunos logros- no terminamos de darles forma y de traducirlos en riqueza y prosperidad.

Es de sobra conocido decir que el mundo está cambiando de manera excesivamente rápida. Unas veces las cosas cambian a mejor y otras veces a peor. Sirva como ejemplo de realidad que está cambiando a mejor, el país en el que tengo la suerte de vivir y trabajar: Marruecos. De las frases que más escucho a los responsables de este país y a los que tienen intereses aquí, destaco la siguiente: “el Marruecos de hoy no tiene nada que ver con el Marruecos de ayer”. Parecería –y suena- a otra perogrullada, pero les prometo que no lo es. Luego, suelo preguntar que cuando se refieren al Marruecos de ayer, ¿a qué ayer se refieren?, ¿al del Sultanato o al del Protectorado? y riéndose me dicen: “al Marruecos de hace solo 8 o 10 años”. Esto es muy importante para Canarias.

Las veces que he estado en Canarias estos últimos  meses, he descubierto con sorpresa que muchos en las islas tienen una imagen distorsionada y nada actualizada de nuestro principal vecino. Amigos con buena formación e incluso algunos periodistas y políticos cercanos me hablan del Marruecos de los años 90 y de la lista de lugares comunes que tristemente acompañan a este país. Por el contrario, los que ya han disfrutado unos días en Marruecos gracias a Binter o a la RAM, regresan hablando maravillas. En este sentido, pareciera que la mejor política exterior que puede hacer Marruecos es traer gente a Marruecos.

Creo que a pesar de los esfuerzos, nuestra vocación exterior no termina de mirar con firmeza y claridad a nuestro oriente, a los retos, desafíos y oportunidades que tenemos en África occidental, especialmente en Marruecos. Creo que estamos cómodos y serenos en nuestra dimensión americana –faltaría más- y bien centrados en la europea –POSEI, ZEC amparada por la UE, más allá de la periferia, aumento de los incentivos fiscales, etc- pero muchas veces tengo la sensación de que Marruecos sigue siendo, no sólo en Canarias sino en toda España, un desconocido, un cúmulo de prejuicios y una paradoja de la geografía. ¡Tan cerca y tan lejos!

5 millones de marroquíes atraviesan nuestro país todos los años. 370.000 visitaron la costa andaluza en 2016. Más de 1.100.000 residen en España. La excelente relación política y comercial que hoy existe entre España y Marruecos no tiene precedentes. Somos -por cuarto año consecutivo- su principal socio comercial (primer proveedor y primer cliente). Por su parte, Marruecos es nuestro segundo socio comercial después de EE.UU. (sin contar los miembros de la UE) pero –sobre todo- es un aliado estratégico.

Como he señalado, Marruecos se ha transformado en una década. Parte de ese rápido resurgir lo están basando, por un lado, en una estabilidad política y social y en un crecimiento económico muy superiores a los de la región y, por otro lado, en el avanzado proyecto de convertirse en la puerta de África para el comercio, los negocios, la tecnología y la inversión. Y es aquí donde yo veo los riesgos y –sobre todo- las oportunidades para Canarias.

Marruecos ofrece una doble entrada marítima al continente, la puerta mediterránea y la atlántica, con dos puertos de primer orden. Tanger-Med es el de mayor capacidad de África, con una extensión de 500 km2 (La Palma tiene una superficie de 708 km2) y al que están asociadas tres zonas francas. Más cerca de Canarias está el de Casablanca –uno de los puertos artificiales más grandes del mundo- donde se van a poner en marcha una nueva zona industrial, una zona franca y una plataforma de mediación dedicada a la resolución de litigios. Además, Marruecos ha decidido crear tres nuevas áreas libres de impuestos a la exportación en sus puertos sobre el océano Atlántico –sin contar ahora el de Casablanca- y a escasas millas de Canarias.

En el 2018 se inaugurarán en este país los primeros 300 kilómetros de tren de alta velocidad ¡de toda África!, que unirán Casablanca con Tánger en solo 2 horas. Tienen proyectado construir unos 1.500 kilómetros más en una década. Lo importante aquí no es tanto el tren de alta velocidad, pues si tienes posibles puedes comprar trenes o poner un satélite en órbita, sino el hecho de que el 90% de los trabajos han sido realizados por empresas marroquíes, con lo que eso significa en términos de I+D, ingeniería, logística, tecnología, etc.

Asimismo, Marruecos cuenta con 15 aeropuertos abiertos al tráfico internacional. El de Casablanca pasará a ser el segundo más importante de África una vez se reinaugure su Terminal 1. Desde aquí se puede viajar a 35 países africanos (primera red de conectividad aérea con África), a toda Europa, a Dubai y a Nueva York, Washington, Montreal y Río de Janeiro, igualmente sin escalas. Esto supone una ventaja comparativa importante.

La actividad turística es uno de los principales motores de crecimiento de la economía marroquí y también de la canaria. El último año la llegada de turistas ha aumentado un 10%. Estas autoridades prevén que unos 11 millones de turistas lleguen a lo largo de 2017. El mayor incremento se ha producido de los turistas españoles (12%), los alemanes (11%) y los británicos (6%). La llegada de rusos ha crecido un 81%. Estos son nuestros principales mercados.

Marruecos es hoy el segundo país africano donde más hoteles se están construyendo (50) lo que lo convierte en un serio competidor turístico global. Marruecos tiene un acuerdo de cielos abiertos por lo que las compañías de bajo coste han entrado con fuerza y, además, en los últimos años, Casablanca ha apostado por el turismo de cruceros logrando desviar numerosos barcos de Túnez y Egipto.

Casablanca es hoy una importantísima ciudad, centro económico, financiero, comercial, de los seguros y de servicios profesionales de todo tipo (abogados internacionales, arquitectos, ingenieros, cazatalentos, traductores, etc.). Es la sede regional de más de 120 multinacionales que desde aquí se dirigen a todo el continente y donde se localiza casi el 40% de los establecimientos industriales del país. Es la tercera ciudad más atractiva para la inversión en África y Oriente Medio, sólo superada por Dubai y Johannesburgo.

Ya es rara la semana en que no pasen por Casablanca misiones comerciales españolas. Las últimas han sido de Murcia, País Vasco, Cantabria y Andalucía. Grupos de empresarios visitan el país para prospectar oportunidades de negocio y para reforzar los lazos comerciales. El dinamismo de la economía marroquí (crecerá este año en torno al 4%), su postura de país emergente, cercano a Europa y que evoluciona al ritmo de grandes proyectos estructurales, seduce cada vez más a las empresas españolas. Ya son 800 las instaladas aquí.

Muchas cosas están pasando en Casablanca por lo que creo que Canarias debería estar presente en esta ciudad bajo alguna fórmula de representación de marcado carácter económico y comercial, como ya están otras Comunidades Autónomas. Canarias no debe perder este tren, debe sumarse y seguir explorando. Un magnífico ejemplo es la reciente visita de directivos de ASPROCAN, la cual ya ha dado sus frutos y esta semana iniciarán los primeros envíos de Plátano de Canarias a Marruecos.

De la misma manera, debemos fomentar las misiones comerciales inversas y llevar a nuestra tierra a empresarios e inversores marroquíes -y de otras nacionalidades aquí asentados- para mostrarles nuestros incentivos y captar inversiones.

En definitiva, Marruecos está haciendo valer su posición geográfica, su dinamismo y su liderazgo africano. Al igual que nosotros, está apostando por las nociones de tricontinentalidad, puerta o plataforma y bajo premisas muy similares, es decir: estabilidad, infraestructuras, conectividad, baja fiscalidad y capital humano.

Todo esto me lleva a pensar que podríamos aprovechar mucho más las sinergias que toda esta actividad y transformación implican. Sinceramente, desconozco si hay espacio para dos grandes plataformas en esta región del mundo, pero estoy seguro que si se complementan y logramos establecer una relación ganador-ganador, tendrán muchas más posibilidades de éxito.

Tenemos mucho que ofrecer a África y a Marruecos, pero debemos rentabilizar nuestros valores agregados con determinación y un proyecto claro. La anunciada visita del Presidente del Gobierno de Canarias a Marruecos, sin duda una buena noticia, será una nueva oportunidad para ahondar la relación de vecindad, para conocernos un poco más, para mostrar nuestros progresos, y ofrecer labrar juntos un futuro prometedor.

Moisés Morera Martin

Diplomático Canario

Cónsul Adjunto de España en Casablanca