Wednesday, 25 - April - 2018 14:24 h.

El Tiempo

Este año se cerrará con un alza del 5% de los viajes en el mundo

Ni el conflicto en Cataluña ni la salida del Reino Unido de la Unión Europea afectarán al turismo español en el largo plazo y que su impacto será muy limitado en el tiempo, según afirma Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Ni el conflicto en Cataluña ni la salida del Reino Unido de la Unión Europea afectarán al turismo español en el largo plazo y que su impacto será muy limitado en el tiempo, según afirma Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Barcelona y Cataluña, en general, están sufriendo los efectos del desafío independentista, pero "al fin y cabo, estamos en Europa", indica Rifai, y la situación no parece particularmente violenta para disuadir a la gente de no viajar al destino. No cree que el conflicto soberanista tenga un impacto en el turismo de toda España, ya que queda mucho tiempo hasta la temporada alta de verano, en la que se concentran las llegadas de turistas, pero reconoce que "todo dependerá de lo que ocurra con las elecciones del 21 de diciembre" en dicha comunidad autónoma.

Si continúa siendo un desacuerdo político, con gente manifestándose en la calle, no desanimará a los visitantes, porque "lo hemos visto incluso en Egipto, tras la primavera árabe, que la gente continuaba viajando para ser testigo de los acontecimientos. Si las protestas no son violentas, no tienen efectos disuasorios", afirma Rifai en una entrevista concedida a Efe con motivo de la conferencia sobre empleo y crecimiento inclusivo celebrada en la ciudad jamaicana de Montego Bay.

Asimismo, considera que el Brexit no provocará demasiados cambios a nivel económico al tratarse más de una diferente connotación política.

Tampoco será "algo dramático" para el turismo, teniendo en cuenta que el Reino Unido no forma parte de la zona euro ni de Schengen, a pesar de que pueda haber un pequeño revés al principio, debido a que la gente está a la espera de ver qué sucede.

Por otro lado, se ha mostrado convencido de que la recuperación de los destinos competidores del Mediterráneo no influirá en el crecimiento de las llegadas a España.

"Siempre he creído que el éxito del turismo español no se debe a las desgracias de Egipto, Túnez o Turquía, sino porque el país lo está haciendo muy bien", apunta el secretario general de la OMT, para volver a insistir en que la caída de la demanda en los destinos competidores "no guarda ninguna relación" con el inusual crecimiento en España.

En cuanto a los episodios de contestación ciudadana en contra del turismo (turismofobia) que, según explica, se producen en países de la cuenca mediterránea, destaca que es un fenómeno que se manifiesta puntualmente y en España lo hace en verano, periodo de mayor concentración de turistas.

Es un problema que no desaparecerá por sí solo y que necesita de una política y gestión correcta y decisiones capaces de resolverlo.

El año que está a punto de finalizar ha sido de alto crecimiento no sólo en España, sino en el turismo mundial, que, de acuerdo con la previsión de la OMT, cerrará con un repunte de entre un 4,5% y un 5%, cifra que se sitúa por encima de la tasa media anual estimada hasta 2030 en un 3,8%. Cabe recordar que el turismo internacional experimentó un crecimiento del 7% hasta agosto.

En opinión de Rifai, cada año las circunstancias son diferentes y, en 2017, el crecimiento está impulsado por China y otros mercados asiáticos, además de que la gente ha empezado a viajar más, gracias a la mejora de la situación económica, “aunque aún no estamos fuera de la crisis", puntualiza.

También ha sido un ejercicio de adaptación a los retos de la seguridad, ya que no se puede vivir con miedo toda la vida y, a juicio de Rifai, tras dos o tres años, la gente empieza a actuar de manera más confiada.