Viernes, 24 - Noviembre - 2017 19:43 h.

El Tiempo

UNA PREFERENCIA QUE SERÁ MÁS VISIBLE EN 2018

Los viajes de negocios se suman a la tendencia de las tarifas dinámicas

Los viajes de empresa, tradicionalmente acogidos al sistema de tarifas fijas negociadas, apuestan cada día más por el revenue managemet, el sistema de precios dinámicos que utilizan los proveedores de viajes, especialmente compañías aéreas y cadenas hoteleras, para obtener el máximo rendimiento de su producto, según las conclusiones de las jornadas de Forum Business Travel que han tenido lugar en Madrid y Barcelona, y que precisan que esta tendencia será más patente en 2018.

“Las tarifas dinámicas garantizan mayor inventario y disponibilidad, evitan fluctuaciones de moneda y separan la figura del travel manager de la pura función de compras”, afirma Marta Villar, del departamento de Ventas de Meliá Hotels International.

En el mundo del business travel es muy habitual firmar contratos LRA (Last Room Available), con precios garantizados hasta la última habitación disponible, pero en su opinión hay que desmitificarlos, porque no siempre son necesarios. “El sobrecoste de esta seguridad a veces no compensa; depende del número de pernoctaciones y de los hoteles incluidos en el acuerdo”, indica.

Los viajes de empresa tradicionalmente han utilizado el sistema de tarifas fijas negociadas.

Para Susana Molina, directora regional de Ventas de NH Hotel Group, “cada vez se hablará menos de precio y más de descuento en las negociaciones de cara a 2018”. Esta tendencia refuerza la idea de que los precios fijos negociados van dando paso a la aplicación de un porcentaje de ahorro sobre la mejor tarifa disponible en cada momento.

Con este sistema se evitan largas conversaciones entre el proveedor y la empresa viajera, destino por destino. “Simplifica la negociación y garantiza el mejor precio en todas las tipologías de habitación”, añade Molina.

Por otro lado, alianzas aéreas como SkyTeam, que agrupa a 20 aerolíneas, ya están trabajando con propuestas como los corporate agreements, que permiten firmar un solo contrato con varias compañías, aunque los precios y descuentos se fijan de forma bilateral con cada una de ellas. Está sujeto a unos mínimos de reservas y de aerolíneas implicadas, pero es una posibilidad que “facilita y simplifica la negociación”, como recuerda David de Pablos, director de Ventas para Europa de la citada agrupación aérea.

Por lo que respecta a la movilidad urbana, plataformas como Cabify se inclinan más hacia los precios cerrados, una estrategia para garantizar a las empresas que no se encontrarán con desagradables sorpresas al recibir la factura.

Fuente: Hosteltur